La pipirrana

Hoy, entrada ya la primaveraa les voy a hablar de la pipirrana. Un plato refrescante, que pega muy bien con el pescado: con un espeto de sardinas, unos boquerones fritos, una rosada o unos calamaritos. La pipirrana es un plato que tiene muchas y diferentes versiones. Cada cual la ha ido adaptando a su gusto o bien a los ingredientes que ese día tenía a mano. Yo la aprendí en mis muchos años de rodar por diferentes cocinas, en las que coincidí con grandes profesionales, de los que procuré aprender todo lo bueno que ellos tenían. Hoy, últimos de marzo, entrada ya la primavera hace un día esplendoroso, un día que invita a comer en la terraza al solecito. Y, como no, yo les voy a preparar a los míos una fuente de pipirrana y de plato fuerte un pescadito. Así ya tengo lavados los tomates, cuatro medianitos, una cebolla mediana, dos pimientos verdes tiernos, un pepino mediano, unas ramitas de perejil y una latita de atún. Menos el atún los demás ingredientes son todos del huerto propio. Primero voy cortando los tomates, luego los pimientos, el pepino y el perejil. Las cebollas las dejo para lo último por lo que pican. Todo va cortado en brunua, o brunoise, en francés. Para aquellos que no lo sepan, es, en daditos pequeños de 1 o 2 mm. Como estamos en el tiempo que estamos y tengo la puerta abierta, ha entrado una golondrina y curiosa revoletea por toda la casa, posiblemente este buscando donde hacer el nido. Me alegra mucho verla, hacía años que no las veía por aquí, podría ser alguna descendiente de aquellas golondrinas de Becquer, aquellas que con sus alas jugueteaban llamando en los cristales de su ventana, o aquellas que, contemplando el esplendor de su amada, aprendieron sus nombres, pero luego se fueron para nunca volver. Al igual que se ha ido esta, aunque no me importaría que volviera, e hiciera su nido en mi balcón. Pero yo mientras sigo con lo mío, que es terminar la pipirrana, bueno una vez todo picadito le añado un poquito de atún, sal, aceite de oliva y vinagre, todo a gusto del consumidor. El atún se puede cambiar también por pulpo del pequeñito cocido y cortado a juego con lo demás, con una cosa o la otra queda muy bien y es un plato exquisito. Todo cocinado con la triple A, la salsa de Andalucía, aceite de oliva, amor y alegría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s