Estofado de ternera a la jardinera

Para un día como hoy de lluvia fuerte, viento y tormenta, la verdad es que pega un plato bien calentito, con calorías. El estofado de ternera a la jardinera, es un plato muy completo, sus ingredientes, como para seis personas, son: 1 kilo de carne de ternera, 2 cebollas, 2 zanahorias, 1 ramita de apio, 150 gramos de guisantes, 150 gramos de judías verdes, 150 gramos de champiñones, 200 gramos de patatas, 1 pimiento rojo, cuatro cucharadas de aceite de oliva, 2 cucharadas de pimentón, 1 vaso de vino blanco, sal, pimienta, clavo y laurel.

Para la elaboración de un buen estofado de ternera, el primer ingrediente es la paciencia. No podemos esperar que la carne esté tierna en treinta minutos. Aunque sé que hay ollas que hacen milagros, yo la comida la prefiero a fuego lento. Bueno, como ya tenemos los ingredientes y algunos consejos, comencemos con la elaboración. Lo primero es poner la cazuela con el aceite, la cebolla, las zanahorias, el apio, los champiñones, el pimiento y el laurel. Se rehoga unos cinco minutos. Se añade la carne, la sal, la pimienta y el clavo, y se sigue rehogando hasta que la carne pierda su color. Luego se le añade el pimentón, y se sigue rehogando, hasta que el pimentón se sofría con la carne. Se añade el vino, se deja unos minutos que la carne tome el vino, sin parar de moverlo y se le añade agua o caldo de carne si lo tuviera, hasta que la cubra. Se tapa y se deja hasta que comience la ebullición. Aquí le quitamos la espuma, lo ponemos a fuego lento y lo dejamos cocer sin dejar de moverlo. En una hora ya podemos poner las judías y los guisantes. Las patatas cortadas en dados será lo último que le pongamos, cuando veamos que a la carne ya le queda poco para estar en su punto. Las patatas, bien podemos freírlas un poco antes de echarlas, o echarlas directamente, de esta forma espesara más el caldo. La cocción puede pasar de dos horas, depende de lo dura que sea la carne. Si se resiste no pierdas la paciencia. La paciencia es una de las grandes virtudes del ser humano. Vas comprobando su resistencia con un tenedor y, cuando se deshaga de tierna, le habrás ganado la partida.

“Una buena copa de vino, una buena compañía y el manjar será divino. La lluvia sigue cayendo con energía. Arriba, de riña, están hoy los dioses. Usan dragones de fuego. Oigo sus gritos, sus voces. Están temblando en el cielo, están llorando las nubes, caen sus lágrimas al suelo. De fiesta aquí en la tierra, ya corren los arroyuelos.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s